31.1.12

Atahualpa Yupanqui




Atahualpa Yupanqui, (Héctor Roberto Chavero), nació en Pergamino, Buenos Aires, el 31 de enero de 1908. Hizo sus primeros estudios musicales con el Padre Rosáenz. Más tarde aprendió guitarra en Junín (Prov. Buenos Aires) con Bautista Almirón. En 1918 su familia se trasladó a Tucumán. En 1923 murió su padre, por lo que tornó a radicarse con los suyos en Junín. En 1926 escribió Camino del indio. Emprendió un viaje a Jujuy, Bolivia y los Valles Calchaquíes. En 1931 recorrió Entre Ríos, afincándose un tiempo en Tala. Participó en la rebelión de los hermanos Kennedy, por lo que debió exiliarse en Uruguay. Pasó por Montevideo, para luego dirigirse al interior oriental y el sur del Brasil. En 1934 reingresó a la Argentina por Entre Ríos y se radicó en Rosario (Prov. Santa Fe). En 1935 se estableció en Raco (Prov. Tucumán) Pasó brevemente por la ciudad de Buenos Aires -donde diversos intérpretes comenzaban a popularizar sus canciones- para actuar en radio. Recorrió después Santiago del Estero, para retornar por unos meses a Raco en 1936. Realizó una incursión por Catamarca, Salta y Jujuy. Más tarde visitó nuevamente el Altiplano en busca de testimonios de las viejas culturas aborígenes. Retornó a los Valles Calchaquíes, recorrió a lomo de mula los senderos jujeños y residió por un tiempo en Cochangasta (Prov. La Rioja). A principios de la década del '40, en Tucumán se casó con María Martínez, pero el matrimonio fracasó. Poco después conoció en Córdoba a Paule Pepin Fitzpatrick, "Nenette", quien sería su definitiva compañera y colaboradora musical con el seudónimo "Pablo Del Cerro". Algo más tarde se editó "Piedra sola", su primer libro. En 1944, durante otra incursión por las provincias del noroeste creó El arriero. A poco debió abandonar Raco, episodio que dio origen a sus sentidas zambas Adiós Tucumán y La añera (1946). Enfrentado al régimen militar triunfante, desde 1946 a 1949, sufrió persecuciones, proscripción y cárcel. En 1950 pasó a Uruguay y desde allí a Europa. En París, Edith Piaf le dio la oportunidad de compartir el escenario, debutando en junio de ese año. A partir de allí, realizó varias giras por el Viejo Continente. Regresó a Buenos Aires en 1952. A causa de sus críticas fue expulsado del Partido Comunista, lo que le facilitó el reingreso a las radios, pero le valió las críticas de propios y extraños, que no sabían dónde encasillarlo. Así en 1956, derrocado el peronismo, también fue perseguido por los militares antiperonistas. Pasó unos años alternando entre sus residencias de Buenos Aires y de Cerros Colorados (Prov. de Córdoba), hasta que en 1963/64 emprendió una serie de viajes a Colombia, Japón, Marruecos, Egipto, Israel e Italia. En 1965 se editó el disco El payador perseguido. Durante 1967 recorrió en giras toda España, para luego instalarse casi definitivamente en París con periódicos regresos a la Argentina que, con el advenimiento en 1976 de la dictadura militar, se hicieron menos frecuentes. Recién en 1979 volvió a presentarse en su país. Sus actuaciones en Europa comenzaron a espaciarse a causa de algunos trastornos de salud. En 1986 Francia lo condecoró como Caballero de la Orden de las Artes y las Letras. En 1987 volvió al país para recibir el homenaje de la Universidad de Tucumán. Debió internarse en Buenos Aires en 1989 para superar una dolencia cardíaca, pese a lo cual en enero de 1990 participó en el Festival de Cosquín. En noviembre de ese año murió Nenette. Sin embargo, a los pocos días Yupanqui cumplió un compromiso artístico en París. Volvió a Francia en 1992 para actuar en Nimes pero se indispuso y allí murió el 23 de mayo. Por su expreso deseo, sus restos fueron repatriados y descansan en Cerros Colorados. Dejó innumerables obras para el cancionero argentino de raíz folklórica. Como escritor, publicó Piedra sola (1940), Aires indios (1943), Cerro Bayo (1953), Guitarra (1960), El canto del viento (1965), El payador perseguido (1972) y La Capataza, (1992).


Ver más

22.1.12

Luis Vernet, islas Malvinas, 1829



1829 - Designación de Luis VERNET como gobernador argentino en las Islas Malvinas

El día 10 de Junio de cada año se conmemora en la República Argentina la designación en el año 1829 de Luis VERNET como gobernador argentino en las Islas Malvinas, quién estaba trabajando en la colonización de Puerto Soledad.

Este es un hito más entre los antecedentes que dan apoyo a los reclamos de la soberanía Argentina sobre las islas Malvinas.

En aquel año, el Gobierno de Buenos Aires designó Gobernador del archipiélago a Luis Vernet, quien estaba trabajando en la colonización del Puerto Soledad. Es este un hito más entre los antecedentes que dan apoyo a los reclamos de la soberanía Argentina sobre las Islas Malvinas.

Ver más

21.1.12

Nunca menos en las Islas Malvinas



Este año se cumplirá el 30° aniversario del momento en que los argentinos recuperamos las Islas Malvinas al territorio nacional. Y el tema de nuestra soberanía sobre los archipiélagos australes y su ocupación colonial por parte del Reino Unido se ha puesto al rojo vivo.

Bastó que el conjunto de los países latinoamericanos y del Caribe, reunidos en la CELAC, expresaran su solidaridad con los reclamos argentinos y que los países integrantes del Mercosur negasen sus puertos a embarcaciones con la ilegal bandera kelper -actitud ratificada valientemente por el canciller brasileño Antonio Patriota- para que las autoridades de Gran Bretaña volvieran a mostrar sus garras, su prepotencia y su voluntad usurpadora.
Como es sabido, detrás de la cuestión de la bandera kelper, se esconde la intención de Gran Bretaña de dar algún tipo de soberanía a la población inglesa de las islas, para crear una falsa nación -como lo ha hecho tantas veces-, otorgarle un lugar en las Naciones Unidas y, luego, explotar la cuenca petrolífera y, eventualmente, alquilar su territorio para una gran base naval anglo-yanqui. La unánime voluntad continental, expresada en la CELAC y en el Mercosur y Chile, dio por tierra con esta maniobra diplomática. A partir de ello, el primer ministro británico desafió al conjunto de nuestro continente y al sentido común, al calificar el histórico reclamo argentino como “colonialista”, mientras el Foreign Office decidía ampliar su presencia militar en la región austral.

La Corriente Causa Popular sostiene con energía la política adoptada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y apoya las acertadas declaraciones del vicepresidente en ejercicio, Amado Boudou.

La causa de Malvinas es una causa argentina y latinoamericana. Como escribió, en 1982, Jorge Abelardo Ramos: “La guerra de las Malvinas pondría a prueba, como en un laboratorio gigantesco, la solidaridad política, económica y militar latinoamericana con la Argentina. La patria bolivariana resurgiría nuevamente ante el asombro del mundo entero”.

Nuestro histórico reclamo lanzado el mismo día de la violenta ocupación británica, en 1833, es ya un grito unánime de la Patria Grande. También en Malvinas volvemos a decir: Nunca menos.


CORRIENTE CAUSA POPULAR 
En la senda de Manuel Ugarte, Arturo Jauretche, Jorge Abelardo Ramos y Juan Domingo Perón

Ver más