1.4.09

Dardo Cabo, el peronismo y las islas Malvinas

Dardo Cabo y María Cristina Verrier
El 28 de septiembre de 1966, dieciocho jóvenes estudiantes y obreros, militantes nacionalistas y de la JP provenientes de la Resistencia Peronista, apoyados por sectores de la CGT y dirigidos por Dardo Cabo, tomaron un avión de línea y lo aterrizaron en las Islas Malvinas.

Los jóvenes bajaron armados, izaron banderas argentinas y rebautizaron a Puerto Stanley como Puerto Rivero, en homenaje al gaucho entrerriano Antonio Rivero que en 1833 se alzó contra los ingleses, gobernó las islas por unos meses, siendo abatido en los heroicos combates de Vuelta de Obligado, en 1845, contra ingleses y franceses.

Los jóvenes reclamaron la soberanía sobre ese territorio y, con mucho idealismo, aguardaron que un sector nacionalista del Ejército aprovechara esa irrupción y desembarcara en las islas para recuperarlas.

La noticia conmocionó a la opinión pública y molestó al gobierno de facto presidido por Juan Carlos Onganía. En las ciudades de Buenos Aires, La Plata y Córdoba, entre otras, cientos de militantes se movilizaron.

Ante la aprobación popular del denominado Operativo Cóndor, el dictador advirtió a sus camaradas de armas que se juzgaría a quien se vinculara con el operativo. Lo real es que el operativo significó un duro golpe a la flamante dictadura militar.

Los integrantes del Operativo Cóndor depusieron su actitud, entregaron sus armas y un barco de la Armada Argentina, el Bahía Buen Suceso, fue el encargado de hacerlos volver al continente donde no los esperaban condecoraciones sino las frías cárceles patagónicas.

Dardo Cabo, periodista y revolucionario, un dirigente formado en la Resistencia Peronista se integró mas tarde a la combativa JP de los ‘70 y fue asesinado por la dictadura militar en enero de 1977.

La Causa de Malvinas fue momentáneamente olvidada hasta que, hace veintisiete años, los argentinos intentamos recuperar nuevamente nuestras islas por la fuerza.

Tomado de La Voz de la JP

Ver articulo relacionado

5 comentarios:

Cehaj dijo...

Impresionante historia, ¿no?

Mrs Miga dijo...

muchas gracias.Me gusta investigar y estudiar la dictadura del 66 al 73,por afición solamente,y este episodio no lo tenía...
tengo tanto material,me parece que me voy a escribir un libro del tema,jajajajaja!!!es un chiste,eh..
un abrazo

MONA dijo...

Muchos han sido los mártires, por causas justas, en nuestro País. Pero no los registramos. Es como dijo Don Rodolfo Walsh: "Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas".
Les mando un abrazo!

Ariel Corbat dijo...

VIENTO DE ABRIL

Un soldado argentino,
sólo conocido por Dios,
renunciando a la eternidad
desplegó sus alas y el cielo
le escuchó cantar su canción:

Yo quiero ser viento de Abril,
avivando el fuego
que sostiene el candil.

Yo quiero ser viento de Abril,
tremolar del paño
por su gloria sin fin.

Yo quiero ser viento de Abril,
ir en el aliento
de quien reza por mí.

Yo quiero ser viento de Abril,
voz de los que cantan,
rugido del fusil.

(Honor a los combatientes y Gloria a los caídos)

Ariel Corbat, La Pluma de la Derecha
http://www.plumaderecha.blogspot.com
Estado Libre Asociado de Vicente López

Pablo Villaverde dijo...

Perdonen sí mi pensamiento, se aleja de los sentimientos e ideologias, que también siento, aunque no sea igual a la de otros.

Pero no creo que hagan falta más mártires, ni vidas truncadas en pos de ideales. Lo que en realidad hace falta es ideales para vivir mejor.

No se si alguna vez se "trató" en el mundo de soberanías, quizá siempre se trató de economías y las negociaciones por Malvinas, nunca apuntaron en ese sentido.

Cuando a Perón le propusieron la "soberanía compartida" en 1974, el ni lo dudó y por eso había un servicio áereo a las islas, maestros argentinos enseñando castellano y hasta un depósito de YPF.

Y el mismo dijo : " si nos dejan entrar... no nos sacan más"...

Pero la idea era diplomatica, consensuada, y creando una dependencia de las islas con el continente.

Sus sucesores no entendieron de que se trataba, y luego "la Dictadura" hizo esa guerra demente e injusta, con el fin de salvar su perpetuidad en el poder y llevando a la muerte a nuestros héroes y veteranos, que son lo único valorable de esa guerra.

Nos debemos plantear muy bien cual es el plan y que propuestas podemos hacer para poder nosotros también vivir en las Malvinas.

Los discursos demagogicos y las palabras encendidas, que sólo se pronuncian en las fechas de Homenaje o en épocas electorales, no nos van a acercar a las Malvinas.

Aquí escribí sobre el tema:
http://hacemosodejamoshacer.blogspot.com/

Un gran saludo a todos Pablo